sábado, 10 de junio de 2017

Reseña #55: El infinito eres tú

¡Buenas tardes reflejados! ¡Por fin llegó el finde! ¿Qué planes tienen? Yo acabo de terminar de ver el episodio 40 de la segunda temporada de Soy Luna y es muy bueno, aunque en el final siempre te dejan en suspenso :O ahora a esperar a Agosto para la segunda parte. Es demasiado tiempo. En general esta segunda temporada me decepcionó en parte porque metieron mucho más drama del necesario y algunos personajes perdieron la esencia que los caracterizaba en la primera. Pero bueno, no vine acá a hacer una opinión de la temporada de Soy Luna, sino a hablarles de mi lectura más reciente, teniendo en cuenta que en Mayo no leí nada. Sí, como oyen, nada. Sólo miré la primer temporada de Riverdale (les traeré reseña pronto) por lo que ponerme al día en ese mes será sencillo. De hecho, con esta reseña y una más ya tengo cubierto los meses de Abril y Mayo, y ya solo me faltan Enero, Febrero y Marzo (no termino más, chicos, pero sé que llegaré).
Eeeen fin, dejando de lado mi intro con datos que a nadie le interesan, he aquí la reseña de hoy.

Título: El infinito eres tú
Título original: Not after everything
Autor: Michelle Levy
Colección: Clarín “Historias que dejan huellas”
Género: Juvenil
N° de páginas: 352
Año de publicación: 2016
Editorial: Alfaguara Juvenil
ISBN: 9789877380620
Precio (Argentina) : $ 319,00

Sinopsis:
Tyler lo tiene todo: es popular, tiene una novia increíble y un grupo de amigos muy cercanos. Simplemente, tiene una vida perfecta. Pero un día gris, y de forma inesperada, su madre se suicida y toda su vida se desvanece. Ahora no solo tendrá que luchar contra sus sentimientos, sino que además deberá lidiar con los abusos físicos y psicológicos de un padre alcohólico y buscarse la vida, porque su padre se niega a mantenerlo. Así que Tyler empieza a trabajar de camarero en una cadena de comida rápida y, por casualidad, un día se encuentra con Jordyn, una antigua amiga de infancia, aunque ahora un poco más arisca y con pinta gótica.
Jordyn y su familia, a diferencia del resto del mundo, no lo tratan con pena y condescendencia, y se van convirtiendo en un sustituto de su hogar. Con la cercanía, Tyler empieza a sentir por Jordyn algo muy intenso, pero ahora que su padre es más brutal e impredecible que nunca, sabe que no puede arriesgarse a arrastrar a Jordyn al caos de su existencia. Cuando la violencia sacuda su nuevo mundo, Jordyn estará a su lado para empezar a pensar juntos un mundo nuevo.

¿De qué trata?
Tyler es un adolescente que, tras la muerte de su madre, toda la felicidad que pudo haber sentido se desvanece. A mi modo de ver, le da igual todo, desde no pertenecer al equipo de fútbol hasta si lo aceptarán en la  universidad o no. Y para colmo de males, como si perder a una madre no fuera suficiente sufrimiento, su padre es un alcohólico abusivo que apenas está en casa y si lo está, no pasa dos segundos sin que le grite a su hijo por cualquier cosa o le pegue sin motivo aparente. Todos sus conocidos y amigos se compadecen de él por la pérdida sufrida, más nadie lo trata como una persona normal salvo su psicólogo, que viene  a ser no solo un profesional, sino un amigo y el modelo de padre que Tyler siempre deseó. Pero eso cambia cuando se reencuentra con Jordyn, una antigua amiga de la infancia que esconde su personalidad dulce y vivaz bajo la apariencia de una chica gótica. Con ella y su familia, Tyler poco a poco recuperará la felicidad que alguna vez le fue arrebatada con la muerte de su madre.

Opinión Personal
Cuando comencé este libro, desde el minuto uno que leí a su personaje principal no me cayó bien, porque se notaba que era el chico popular que se mete en problemas y piensa las veinticuatro horas del día en sexo. Despreocupado, vivía la vida sin tener aspiraciones o sueños. Conforme iba leyendo, pude ver el cambio por el que pasa este personaje, gracias a Jordyn y a su familia. Porque esta no es la típica historia de amor cliché, sino es la historia de cómo el amor puede devolver la felicidad a alguien que hace mucho ya la perdió.
Como dice en la sinopsis, la vida de este personaje era cuando menos perfecta, era capitán del equipo de fútbol, sacaba notas medianamente buenas en el colegio, tenía una novia tan popular como él, y era bien sabido que su futuro en una buena universidad estaba más que asegurado. Sin embargo, en su casa esa vida no era tan color de rosa: su padre era abusivo y alcohólico, siempre golpeaba y maltrataba a su esposa, hasta que un día ésta no lo soportó más y se quitó la vida. Para Tyler este fue el momento en el que todo se vino abajo. Él y su madre planeaban irse de la ciudad lejos una vez que se graduara del colegio, a una nueva vida alejada de su padre. Y ahora, el ser que más amaba se fue, y él no puede evitar sentirse culpable por eso cada día de su vida. No me empezó a caer bien hasta que eventualmente su vida mejora con la ayuda de Jordyn, hasta que comencé a comprender todos los dolores, todas las culpas que él sentía por lo que le sucedió a su madre.
Un buen día, buscando trabajo, se reencuentra con Jordyn, con quien comienza una amistad, (más bien resurge, porque se conocían de chicos) que le enseña que los buenos momentos en la vida aún están ahí, solo hay que buscarlos. Jordyn es de padres divorciados, que se volvieron a casar cada uno con su respectiva pareja. Sin embargo, la muchacha se lleva muy bien con su padrastro, un hombre amable y servicial que no duda en darle trabajo a Tyler cuando lo necesita en su tienda de fotografía. Jordyn es el claro ejemplo de que las apariencias engañan, porque ella oculta su belleza bajo miles de capas de maquillaje y ropa gótica, queriendo dar la sensación de tener una personalidad muy contraria a la que realmente tiene: es dulce, vivaz y divertida. Siempre está ahí para dar una mano a Tyler, y para aconsejarle que tome las riendas de su vida de una vez por todas y no permita que su padre siga tratándolo como le dé la gana.
De las relaciones que más me gustaron del libro sin duda fueron las de Tyler y Jordyn, cómo juntos se complementan y ayudan al otro a superar los vaivenes de la vida, y es la luz en medio de la oscuridad en el día a día del protagonista. También me gusta cómo se lleva Jordyn con su padrastro, ambos hacen bromas todo el tiempo y pasan momentos muy lindos juntos. A pesar de lo disfuncional que pueda parecer la familia de Jordyn (en el sentido de que tiene a sus padres biológicos y madrastra y padrastro respectivamente) todos se llevan muy bien y son felices, es la típica familia que se reúne los domingos a almorzar todos juntos.
Respecto a la trama, al principio no consiguió engancharme por completo, pero conforme pasan las páginas la historia se vuelve más interesante. Vemos cómo el protagonista lidia con el suicidio de su madre y el abuso de su padre, cómo descarga todo lo que siente con su psicólogo, quien lo ayuda muchísimo y es como un amigo para él; para finalmente acompañarlo en las decisiones que toma acerca de su vida, donde se replantea algunas cuestiones y decide que la oportunidad de una buena vida está a su alcance, sólo tiene que tomar las decisiones correctas. Es una historia de cambios, de metamorfosis, de aprender a soltar, a dejar de sentirse mal por cosas de las que uno no tiene la culpa de nada, y de empezar a pensar (y trazar) un futuro mejor; no dejando nunca de tener esperanza.
No es el mejor libro que he leído, pero me gustó por su originalidad, por mostrarnos una historia de amor que no cumple con la función de ser eso, una historia amorosa, sino que está para dar un giro de 180 grados a la vida de una persona en la que las ganas de vivir, de progresar, se extinguen poco a poco, al igual que las esperanzas de una madre de ser feliz.
Calificación: 7/10.


En resumen, este comenzó siendo un libro que en principio no me gustó y que incluso consideré en dejarlo, pero no lo hice y por suerte la historia se puso más interesante conforme iba avanzando. Y un consejo antes de irme: si un libro no les atrapa demasiado y deciden leer una reseña cuando van por las primeras páginas, pueden hacerlo, pero a veces les quita las ganas de seguir leyéndolo. Me pasó a mi con este, pero tomé la decisión de continuar la lectura, y me dejó con un buen sabor de boca este libro, aunque no sea de los mejores que leí. 
Ustedes ¿ya leyeron este libro? ¿Les gustó? ¿Cómo ven el abordaje del tema del suicidio? ¿Amaron la relación de Jordyn y su padre tanto como yo? 
¡Nos leemos en los comentarios! Un beso grande. 





viernes, 2 de junio de 2017

Reseña #4: 13 Reasons Why

Buenos días mis lectores! Vaya, la siguiente reseña la hice el mes pasado y aún no la subí (el 4 se cumple un mes de que la hice, UN MES.). Encima se la mostré a mi mejor amiga y todo, para que me de su opinión, porque me interesa saber si está bien hecha y argumentada, si le falta algo.. etc.
No sé si alguien más es como yo, que cuando comienza una serie, se envicia mal en los primeros episodios, y el vicio sigue hasta que acabas la primer temporada (que es la única que tiene esta serie, por ahora) y continúa hasta que finaliza definitivamente. Entonces empiezas a buscar en las redes sociales y en google información, imágenes, teorías y más para llenar esa adicción. (como ejemplo. hice un thread en mi twitter de 13RW, con todo tweet que me pareciera interesante. Si quieren verlo, hagan clic acá).
 Esta serie se estrenó en Netflix el 31 de marzo, y yo la empecé a ver el primero de Abril, y así durante 13 días (sí, un episodio por día, me hacía mucha ilusión que el número del episodio coincidiera con el número del día en que vivo). He de decir que es una serie excelente, que toca temas que no todas las series exploran hoy en día, es sumamente realista y deja muchos mensajes y enseñanzas importantes. Sin más preámbulos, empecemos.

Título original: 13 reasons why
Título en Español: Por trece razones 
Creador: Brian Yorkey
Basada en: “Por trece razones” de Jay Asher. 
Género: Drama Juvenil || Misterio 
Idioma original: inglés
Episodios primera temporada: 13 Duración: 50 minutos c/u
Inicio: 31 de marzo de 2017
Fin: 31 de marzo de 2017
Canales de emisión: Netflix
Reparto: Dylan Minnette, Katherine Langford, Christian Navarro, Alisha Boe, Brandon Flynn, Justin Prentice,Miles Heizer, Ross Butler, Devin Druida, Amy Hargreaves, Derek Luke, Kate Walsh. 

Sinopsis: 
Clay Jensen, un estudiante de preparatoria de 17 años, vuelve a casa desde la escuela un día para encontrar un paquete anónimo en la entrada de su casa. Al abrirlo, descubre que se trata de una caja de zapatos con 7 cintas de cassette grabadas por ambas caras, por la fallecida Hannah Baker, su compañera de clase que recientemente se suicidó. Las cintas fueron enviadas inicialmente a un compañero de clase con las instrucciones para pasar de un estudiante a otro, en el estilo de una carta en cadena. En las cintas, Hannah le explica a trece personas la forma en que jugó un papel en su muerte, dando trece razones para explicar por qué se quitó la vida. Hannah ha dado una segunda serie de cintas a uno de sus compañeros de clase, la identidad de quien Clay descubre más adelante, y advierte a las personas, en las cintas, que si no los pasan, el segundo set será filtrado a la totalidad de los estudiantes. Esto podría conducir a la vergüenza pública de algunas personas, mientras que otros podrían enfrentar cargos de acoso físico o tiempo en la cárcel. A través de la narración de audio, Hannah revela su dolor y el sufrimiento, acerca de cómo cae en la depresión que finalmente conduce a su muerte. Todos los que pensaban que sus acciones eran inofensivas, que no la afectarían o dejarían una cicatriz en ella. Estaban equivocados.
Opinión Personal: 
Esta serie se subió a Netflix entera el 31 de marzo, y yo me enteré de su existencia un día después, por el Twitter de Previously Serie, que subió el trailer. Ese mismo día vi el primer capítulo, y al día siguiente el segundo, y así por trece días (no rompí la cadena porque me hacía mucha ilusión el hecho de haber empezado la serie el primero de abril y terminarla el 13). Está basada en el libro de Jay Asher, del 2008 (que no leí) y que la producción está a cargo de Selena Gomez, quién leyó el libro y quiso ser parte del proyecto. Abarca distintos temas como el suicidio, el bullying, el acoso, las drogas y muchos más, que no son muy vistos en series hoy en día. Los reflejan de forma realista y cruda, mostrando una realidad que lamentablemente pasa a diario en todo el mundo. 
Clay junto con Hannah son los protagonistas principales, a través de las cintas de ella podemos saber cómo sus compañeros de colegio poco a poco la fueron matando con acciones, palabras y silencios. Hay situaciones que uno ve y piensa que no es para tanto, y otras más fuertes. Yo considero que esas situaciones que no son para tanto, si Hannah las hubiera vivido en forma aislada (es decir, sin ningún problema cargando en sus hombros) capaz no le afectaba tanto, pero la verdad era que tenía millones de cosas encima y cada nueva “razón” por más insignificante que fuera, le afectaba y mucho. Era una bola de nieve que no paraba de crecer. 
Personalmente, me sentí identificada con dos situaciones por haberlas vivido, y lloré mucho en esos episodios, comprendía lo que era pasar por eso y el dolor y angustia que ella sentía. Creo que más de uno vivió algunas de las experiencias que se cuentan en la serie o similares, o sencillamente fue una de las trece razones. 
Hannah para mí era una persona maravillosa, divertida y era ella misma, hasta que los compañeros con sus acciones la fueron menospreciando hasta que sintió que el mundo estaría mejor sin ella. Es increíble cómo con tan solo una palabra o acción podemos afectar a una persona, de la que no sabemos con qué problemas carga. Tal vez tiene el peso de muchas malas experiencias encima, y nosotros le sumamos una más, ignorando el daño que causamos. En resumen podría decir que las trece razones tomaron a Hannah como un chiste, no la valoraron como persona, o ignoraron sus llamados de auxilio. 
¿Cómo reaccionaron los dueños de estas trece cintas luego de escucharlas? Bueno, la mayoría deseaban que lo que hicieron no se supiera,argumentando que Hannah mentía en ciertos aspectos o intentando hacer ver que la razón no era tan grave como para que se suicidara, o incluso diciendo que “se suicidó para llamar la atención”. Pocos muestran genuino arrepentimiento y cargan con lo que hicieron intentando que no arruine sus vidas. Además, todos menos Clay escuchan las cintas en un día, asumo queriendo llegar a la suya y ver qué tan jodidos estarían si se hicieran públicas. Ante las situaciones fuertes no hacen nada para hacer justicia, las ignoran o utilizan argumentos estúpidos para justificar el por qué esa determinada persona actuó de esa manera. Clay es diferente: Hannah era una persona especial para él, por lo que escucha una cinta por día, tratando de asimilar lo que su compañera vivió y sintiendo impotencia, horror y angustia a medida que avanza. Toda esa situación lo afecta mucho más que al resto, especialmente porque siente el dolor de Hannah y se pregunta “¿Si yo hubiera sabido esto… podría haberla salvado?” Y por si fuera poco, él también aparece en las cintas, y se pregunta qué hizo para provocar la muerte de su amiga. Cuando vi la razón, consideré que hubo un problema de comunicación entre él y Hannah. Si ella le hubiera dicho lo que en realidad quería, él lo hubiese entendido y estado para ella como un apoyo emocional. Como no lo hizo, Clay, que era de las pocas personas que realmente se preocupaban por su bienestar, no la ayudó ni se enteró de lo que le pasaba. Cabe aclarar que él no es muy comunicativo y le cuesta expresarse a veces, por lo tanto es una factor que también contribuye a esta falta de comunicación. Me gustaba la amistad que tenía con Hannah, me gustaban juntos, y me apena mucho que no haya podido llegar a algo más. Por último, es el único también que busca hacer justicia por esos momentos fuertes que vivió Hannah, no los ignora y eso da lugar a que se meta en problemas por querer que sus compañeros paguen por lo que hizo. 
Podría hablar del resto de personajes uno por uno, pero no terminaría más. Así que solamente me centraré en los que más me llamaron la atención por su historia personal y su aporte a las tramas de las cintas: 
Justin Foley: es el típico chico popular del colegio, basquetbolista y con una situación familiar complicada y triste. Tiene dos cintas dedicadas a él, sí, dos. Es el que origina esa bola de nieve que se agranda hasta terminar de la peor manera. De esas dos cintas, la segunda es la más impactante, porque permitió que se cometiera un delito grave. Y me parece que podría haberlo evitado, o parar a la persona que lo hacía. Yo comprendo que esa persona era muy cercana y estuvo para él cuando más necesito ayuda, pero eso no justifica que haya dejado que se saliera con la suya, por decirlo de alguna manera. Por lo que no hizo, justamente, es por lo que este personaje no me cae para nada, porque no entiendo por qué permitió que se cometiera tal acto. 
Alex Standall: Alex era un ex amigo de Hannah, quien a pesar de que al comienzo no se sentía mal por lo que le hizo, poco a poco fue sentando cabeza y dándose cuenta de que él podría haberla ayudado, de que todos podrían haberla ayudado si tan solo uno de ellos hubiese ofrecido una mano amiga.

Sheri Lautz: de los primeros personajes en ganarse mi cariño luego de Clay y Tony, Sheri pertenece al equipo de animadoras, y es muy amable con todo el mundo. No la llamaría amiga de Hannah, pero sí era una buena compañera de colegio que le ayudaba cuando ésta la necesitaba. Temía llegar a su cinta, saber qué hizo para convertirse en una de las razones, y que de pronto cambiara mi perspectiva del personaje totalmente. Por suerte, eso no ocurrió. Si bien no es muy grave lo que hizo, generó una reacción en cadena: su acción llevó a que sucediera algo más, algo muy trágico. Y ella intenta vivir con eso, no dejar que la culpa la consuma día a día. Es duro, pero lo intenta. No sabía que lo que hizo iba a provocar la siguiente tragedia, no tenía manera de saberlo, ni tampoco sabía si podría haberlo evitado. Son de esas situaciones en las que te preguntas “Si lo hubiera sabido.. ¿habría podido hacer algo para evitarlo? ¿O sucedería de todos modos porque el destino lo dictó así?” 
Tony Padilla: este personaje sin duda es el más misterioso, porque estamos casi toda la serie tratando de averiguar qué papel cumple en esta historia. No es hasta casi el final que nos enteramos de qué manera está involucrado con Hannah. Esta incertidumbre puede generar desconfianza hacia él, porque no sabemos qué se trae entre manos. O yo soy muy ingenua o mi sexto sentido me decía que debía confiar en él. Es la persona que estará más pendiente de Clay, asegurándose que escuche las cintas, porque así entenderá todo. No revela demasiado sino hasta que lo considera absolutamente necesario. Es compañero, el apoyo de Clay, a quien éste acude cuando necesita descargar todo lo que siente acerca de las cintas, y de Hannah. Además, el actor es muy guapo ♥
Los padres de Hannah: los adultos no podrían faltar en esta reseña, ya que son indispensables y su historia es muy interesante. De estos dos quisiera recalcar su relación como pareja: tras la pérdida de su hija, desean saber qué fue lo que le llevó a tomar una decisión como lo es el quitarse la vida. Investigarán e intentarán que se haga justicia por la muerte de Hannah, mientras luchan por vivir la vida sin ella presente. El padre es el más racional de todos, el que piensa con la mente fría aún cuando se encuentre triste, es el principal apoyo de su esposa cuando ésta piensa que no llegará  a nada con su investigación, y considera que su hija es un gran misterio. Me gusta justamente este apoyo mutuo que se dan en momentos difíciles, además de lo cariñosos y paternales que son, realmente son unos padres geniales. 
La madre de Clay: esta mujer, dios. No me cayó para nada, en toda la serie, los trece capítulos. Ya dije anteriormente que Clay es muy reservado y poco comunicativo, por lo que la madre prácticamente le obliga a que le cuente los problemas que tenga, a que se abra con ellos. Los métodos para lograrlo no me gustaron, porque creo que para que yo cuente algo, me tienen que invitar a hacerlo, si me obligan no lo voy a hacer. El padre, en cambio, recordaba que había sido adolescente y le contaba las anécdotas que compartía con su hijo actualmente (un ejemplo es la primer resaca, en lugar de regañarlo o castigarlo, le hace un remedio casero) en palabras simples, lo invita a que confié en él y le cuente sus cosas, alegando que para él también la secundaria fue un martirio pero que logró sobrevivir a ello. Esta forma de lograr que su hijo se abra con ellos me pareció más acertada, pero ya es una opinión más personal. Cada uno juzgará cuál es la mejor forma de formar un vínculo de confianza entre padres e hijos. Una amiga me dijo que si ella fuera madre, y viera a su hijo regresar tarde a la casa, y en situaciones sospechosas, actuaría como la madre de Clay, porque se preocuparía y consideraría obligarlo a que le diga qué pasa, de lo contrario capaz nunca logre sonsacarle algo. Por eso digo que depende de la perspectiva de cada uno. 
El señor Porter, los maestros y directores del colegio: hablo en general porque considero que además de la familia, el colegio también debería estar atento al comportamiento de sus estudiantes, y ser un apoyo y una ayuda para quien esté pasando por malos momentos. Justamente es lo que no hacen, en lugar de ver en un poema un grito de auxilio de una persona e intentar ayudarla, lo analizan como si se tratara de un cuento de fantasía. Tienen un consejero, que en vez de ayudar a los estudiantes, los anima a que superen sus problemas. Si a la escuela le hacen una denuncia, se preocupan por ganar en lugar de sentirse culpables por no haber detectado el problema que originó tal denuncia. Realmente, es vergonzoso que el colegio y el personal no hagan nada, y en esta serie se ve claramente. Si los padres no se dan cuenta de que su hijo/a está mal porque le hacen daño terceras personas en el colegio, pues la institución debería ofrecer su ayuda si los estudiantes se la piden, y aún cuando detecten el problema ellos solos. Algunas personas sienten vergüenza de contar sus problemas, o no saben cómo hacerlo, y si no reciben apoyo, el asunto quedará en el tintero. Tal vez a su familia no le tengan confianza para decirles lo que les pasa, y acuden al colegio, para que los profesionales hagan mal su trabajo y en vez de ayudarlos, empeoren la situación. Esperan a que ocurra una tragedia para tomar consciencia y dar consejos para vivir mejor, cuando debieron hacerlo desde un principio. Es la cruda realidad de hoy en día, me parece que como dice Clay, entre todos deberíamos ayudarnos a ser mejores personas. 
La serie me encantó, por sus personajes tan variados y con una historia para contar, y por tocar temas como el suicidio y el bullyng de una forma tan realista, SPOILER (aunque debo hacer una excepción con la escena del suicidio de Hannah, fue tan explícita que sentía mis muñecas doler de la impresión que me daba. Es muy fuerte y no la recomiendo para sensibles, Netflix pone una advertencia antes de que empiece el capítulo, para que estén atentos) SPOILER y creo deja muchas enseñanzas, siendo la más importante que cada uno de nosotros valemos mucho como personas, y a cuidar el cómo tratamos a los demás, porque una simple palabra o acción puede significar un mundo para el otro, en sentido negativo y positivo. “You can't love someone back to life. You can try.”

Es una serie que a través de sus temáticas nos invita a reflexionar, a ver cómo nuestras acciones o palabras afectan al otro, a intentar ser mejores personas cada día, y a entender que no estamos solos, que siempre hay alguien que se preocupara por ti, aunque no lo creas así. Que siempre puedes pedir ayuda. 

Calificación: 10/10. 



¿Dónde puedes ver la serie?


Y aquí termina el blog, reflejados ♥ ¿Alguien más vio esta serie? ¿Qué les pareció? ¿Cuál fue su personaje favorito? ¿Se sintieron identificados con alguna experiencia retratada en la serie? ¿Esperan con ansias la segunda temporada, o por el contrario, piensan que es innecesaria? 


Quizá también te interese....

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...